EL TAMAÑO DEL RIEL. CINCUENTIN. CENTEN.

…se fabricaron en la nueva ceca segoviana los primeros Cincuentines de plata y Centenes de oro (1609), obra del grabador Diego de Astor y también con la marca de ensaye de Rodríguez del Castillo, con la intención de mostrar al mundo el poder de la Monarquía Hispánica y la perfección de su Ingenio monetario, motivo por el cual las visitas reales y diplomáticas al mismo fueron constantes en ese siglo.

Este gran prestigio internacional y aparato de propaganda hará que durante el período que va de 1609 a 1682 se emitieran en Castilla unas piezas excepcionales, de alrededor de 76 mm de diámetro, los llamados “Centenes”, con valor de 100 escudos de oro (peso teórico 338 gramos), y “Cincuentines”, con valor de 50 reales de plata (peso teórico 171,5 gramos), que tradicionalmente han sido consideradas monedas conmemorativas, piezas especiales realizadas para dar relieve a algún evento importante para la Monarquía, y es verdad, pero
también se utilizaron para atraer la plata que llegaba a Sevilla al Ingenio de Segovia, único lugar donde se acuñaban y de hecho la única ceca “industrial” de la Corona, ya que muchos mercaderes recibieron licencias de acuñación porque les interesaba amonedar su plata en estos altos valores, que incluso parece que llegaron a circular, aunque de forma muy escasa.

Hay que recordar que estas piezas no estaban previstas en la legislación monetaria vigente, aunque su tipología sí seguía las normas de la Pragmática de la Nueva Estampa (1566), por lo cual para su acuñación era necesaria una licencia expresa de la Corona, donde normalmente se detallaba la cantidad de plata u oro que se autorizaba a acuñar en estas piezas, tanto para acontecimientos especiales de carácter diplomático o reservado, como por gracia a nobles y altos miembros de la administración o a simples comerciantes.

Fuente – LOS CINCUENTINES DE LA COLECCIÓN DE PIEZAS EMBLEMÁTICAS DEL BARÓN DE VALDEOLIVOS, EN FONZ (HUESCA) Por José María de Francisco Olmos y Ernesto Fernández-Xesta y Vázquez

El tamaño del riel es muy importante. La ceca busca la eficiencia y eficacia en cada proceso. La cizalla es uno de los elementos a minimizar. ¿Se puede minimizar la cizalla en la acuñación a Molino?. Un ejemplo de ello es la acuñación Segoviana de Cincuentines y Centenes.

El riel supone un costo económico importante a la Ceca. Por ello, es muy importante, estudiar, definir y controlar todos los procedimientos previos al corte, para minimizar las perdidas. Nada puede ser omitido o imprevisto. El metal supone la mayor parte del coste de recortar el riel acuñado, por ello la economía es un factor muy importante a considerar. La laminación del riel (grosor y tamaño), y la distancia de los grabados (cara de cada moneda), en los cuños rodillo, son puntos a tener muy en cuenta. Se trata de minimizar el metal sobrante, de desecho o cizalla, una vez realizado el recorte del riel acuñado. Es importante que se apliquen las distancias correctas entre Grabados del Cuño Rodillo y que el tamaño del riel sea el óptimo para aprovechar el máximo de metal (riel). Distancias excesivas entre grabados implican un desperdicio de metal. Distancias insuficientes pueden provocar la rotura del riel.

Al poner en marcha el Real Ingenio de Segovia en 1586, se tomó nota de que el sistema mecánico producía más cizalla; la tercera parte por peso de la partida entera, comparado con la cuarta parte en las cecas de martillo. Fuente – https://www.segoviamint.org/

Revista NVMISMA 254, 2010. Juan José Sánchez Castaño – Siempre era conveniente que hubiese la mínima diferencia posible entre el calibre de entrada del riel y el de su salida, pues esto favorecía que hubiese una menor deformación de la elipse grabada en el rodillo. El objetivo era, por consiguiente, utilizar la mínima presión posible en este último paso de laminación en frío, pues este provoca un endurecimiento extremo del metal, lo que no solo causaba frecuentes agrietamientos del riel, sino que también dificultaba el posterior troquelado o corte de la moneda. Así mismo, la continua fricción de los cilindros hacía que su temperatura aumentase constantemente, redundando en un prematuro desgaste.

Economia/Costes

¿Cuál sería el tamaño óptimo de un riel para acuñar y minimizar la cizalla?. Optimizar la anchura de un riel, en principio es fácil, pues el riel no sufre elongación lateral cuando es acuñado. Independientemente del número de Grabados del Cuño Rodillo, la anchura del riel se puede optimizar, tomando como referencia la longitud horizontal en el centro del grabado que es su mayor valor. Para optimizar la largura del riel, hay que tener en cuenta al menos dos factores, el movimiento/flujo del metal (vertical), grosor del riel antes y después de la acuñación, y el número de grabados en el Cuño Rodillo.

Los Cuños Rodillo de los cincuentines y Centenes, solo tenían un Grabado. Con lo cual es el tamaño del riel, el punto a tener en cuenta para minimizar la cizalla. La anchura del riel se minimiza, midiendo el grabado en el centro horizontalmente. ¿Pero cuál sería la largura optima del riel?. Las matemáticas dicen que para minimizar el desecho de metal, el riel debe ajustarse en su largura a un solo Grabado, y su elongación durante la acuñación.

Un riel mas pequeño de lo óptimo, supondría una acuñación deficiente, pues no recogería el grabado entero, lo cual lleva a pensar en tamaños del riel mayores que el diámetro de la moneda establecido por la ceca o la ley de emisión. La anchura del riel debe ser un poco mayor que el diámetro de la moneda. Y su largura mas menos igual, pues se presupone que la elongación o variación del grosor del riel debe ser mínima. En principio se utilizaría un riel cuadrado, con longitud de sus lados ligeramente superior al diámetro de la moneda. En principio, ligeramente mas ancho que largo, a causa de la pequeña elongación o disminución de grosor tras su acuñación.

Un riel rectangular, mas largo que ancho, no sería eficiente en términos económicos en la utilización del metal (cizalla). Se podría pensar en reutilizar el área no acuñada del riel, si esta es suficientemente grande, una vez recortada la moneda acuñada, para recibir la impronta del grabado del Centén, o Cincuentín por ambas caras. El (trozo) de riel pasaría dos veces entre los cuños rodillos, una Doble Acuñación. El riel pasa por entre los rodillos dos veces. Causas para que un riel acuñado, vuelva a ser introducido entre los rodillos para volver a ser acuñado, pueden ser varias, una acuñación floja, acuñación no centrada de los grabados, reaprovechar un trozo de riel,…

1) Los Cuños Rodillo pueden tener huecorrelieves externos al Grabado (cara de la moneda). Dichas marcas externas, incisiones, muescas,…en la superficie del rodillo, serán acuñadas en un riel mas largo. Se recorta la moneda y tendríamos un riel con las muescas del rodillo acuñadas en relieve. Si se quiere reutilizar el riel, entonces tendríamos las marcas externas del rodillo en el Centén o Cincuentín tras la segunda acuñación.

2) La acuñación del riel disminuye su grosor. Una pasada del riel entre los Cuños Rodillo disminuye su grosor. En la segunda acuñación el riel no tiene el grosor calculado en la ceca para recibir la acuñación. La segunda acuñación del riel, debido al menor grosor, no tendería a eliminar las muescas del rodillo acuñadas en la primera acuñación del riel. Una opción factible podría ser variar la distancia entre rodillos.

3) Acuñar el riel una vez aumenta su dureza. Acuñarlo de nuevo, en principio, supondría aumentar mas su dureza. Un endurecimiento del metal, puede quebrar el riel y dificultar el posterior recorte de la moneda del riel.

Los tres puntos y la cizalla, son en principio, negativos en términos de eficiencia y eficacia, para pensar en rieles largos.

Acuñación del riel eficiente

¿Es fácil acuñar un riel para optimizar el metal?. Los Cuños Rodillo están girando durante la acuñación de los rieles. La eficiencia y eficacia del proceso, trata de maximizar la superficie del riel acuñada con grabados completos. Una acuñación descentrada lateral supondría dependiendo del área del Grabado no acuñada, desechar el riel. Una acuñación descentrada vertical, supondría grabados incompletos al principio y final del riel. Por ello, para acuñar un riel bien, un factor importante es el tamaño del riel. Cuanto mas ancho y largo sea, en principio mas grabados completos recogerá. Esto se contrapone, al tamaño óptimo de un riel para conseguir minimizar la cizalla (economía/costes).

El Cuño Rodillo del Centén del Cincuentín, tiene un solo grabado. Hay cincuentines con lateral de riel, es decir, el riel en principio, entro descentrado lateralmente. ¿Es fácil centrar verticalmente el riel para recoger el grabado entero del Cincuentín?. ¿Cuál sería el tamaño óptimo del riel para recibir una acuñación centrada vertical?.

Un riel cuadrado disminuye la cizalla (Economía), pero un riel mas largo seria en principio mas fácil de acuñar.

Publicado por Roberto Ortiz G.

Nací en Pamplona/Iruña (Navarra). Estudie Economía. Aficionado a la numismática.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: